lunes, 31 de julio de 2006

[Cuaderno de bitácora] Dinamarca, 1

Me encuentro en Århus, la segunda ciudad más grande de Dinamarca (con 220.000 habitantes) y sede central del obispado del país. Es mi tercera visita a esta ciudad; procuro venir, al menos, una vez al año, para ver a mi hermana, que lleva ya unos años viviendo en esta ciudad. En esta ocasión me han acompañado, o, mejor dicho, yo vengo acompañando a mis padres. Así pues somos 6 en la casa, contando a mi hermana, su marido y la perra de ambos, Nana. Como no, me ha tocado dormir en el sofá.

El viaje de venida ha sido un poco duro, teniendo que pasar una noche en el aeropuerto de Stansted, Londres. Pero la llegada a la casa fue muy cálida, con una caja de botellines de cerveza tuborg incluida. Luego hemos pasado el fin de camping en la zona playera de la península alucinando con el ambiente a lo costa del sol que se vivía en los pueblos de por ahí (a ver si consigo sacar las fotos a este ordenador y las subo.).

Creo que hay mucho que comentar sobre la cultura vikingodanesa contemporanea, pero lo dejo para varios posts de [culturilla], ya que la sección de cuaderno de bitácora no está para eso, si no para comentar mi vida y por donde voy. Hablaré aquí un poco de la comida de estos días.

El primer día desayunamos a la hora del almuerzo varios Smorrebrods (escribo de oído), que son pequeños bollos de pan ligero con pepitas por encima, con mantequilla y mermelada de bayas. Cenamos sobras de spaghettis que había por la casa. El desayuno a base de smorrebrods es constante todos los dias, asi que paso directamente a comidas y cenas... en las que poco tengo que destacar salvo los sandwiches de frikaedler (una especie de albóndigas especiadas muy buenas) con remolade (una salsa dulce color mostaza), las salchichas a la barbacoa del camping (increiblemente buenas y muy variadas; yo creo que los daneses tienen muchos más modelos que los alemanes), y un lomo de salmón fresco de 800gr que hicimos también a la barbacoa en el camping. Por supuesto, todo regado con cervezas Tuborg.

Y eso es todo por esta mañana; me retiro a seguir estudiando, que mi señor padre me mira con cara de sospecha.

martes, 25 de julio de 2006

[Cuaderno de bitácora] Verano, y 3

Último post desde españa por unos días. Mañana salgo para Dinamarca en una mezcla de placer y negocios. Permaneceré allí unos 15 días y a la vuelta iré directo a Salamanca, dando asío por concluidas mis vacaciones veraniegas.
Ha sido este un verano atípico y místico; atípico porque estaba acostumbrado a querer a alguien en la lejanía y esta vez no tocaba. Místico porque he decidido recuperar mi magia. Me está costando romper los sellos, pero poco a poco lo voy consiguiendo; el viaje a dinamarca cerrará el círculo. Quienes me conocíais desde antes (hermanos, ceutíes, burgaleses o irlandeses, es a vosotros a quienes escribo) quedaros con estas palabras que hace más de tres año que no oís: vuelvo a nacer; muero y resucito, pero no soy yo quien resucita si no es él. Una vez más me transformo y crezco. Veremos la vida de quién me toca vivir.

En fin, un saludo a toda Ciudad-pueblo con sus respectivos besos y abrazos. Cuidaros en mi ausencia.

Siete y Ocho

Siete que fueron amigosdejaron de serlo. Los siete fueron citados por un octavo, el único que aún era amigo de todos ellos. Juntos cenaron y juntos hablaron. Ninguno sonrió. Al día siguiente, los siete seguían siendo enemigos. El octavo ya nunca más vivió.

lunes, 24 de julio de 2006

Un mal presagio

La niebla corre por las noches de la ciudad, pesada y libre a un tiempo. Y mientras tanto, en una casa lejana, un joven se pregunta sobre si es posible olvidar un amor en tan poco tiempo. Tres calles más abajo, una primeriza mujer descubre a sus tres peces de colores muertos y lo interpreta como un mal presagio.

sábado, 22 de julio de 2006

sábado, 15 de julio de 2006

Hacer magia

Ya es hora de dejar los artificios. Se acabó la máscara de hierro. He pasado demasiado tiempo protegido tras una baraja trucada. Es el momento de olvidar los fáciles trucos de barraca y volver a hacer lo que siempre debí hacer. Es hora de hacer verdadera magia. Preparaos todos; especialmente tú, porque, despues de tanto tiempo, R. ha vuelto y viene con más energías que nunca. Se acabaron las caras de poker, vamos a llenar el mundo de fuegos fatuos y, sobre todo, vamos a vender humo. Mucho humo. Tu lo has querido y lo has buscado. Vuelvo a casa.

Asmodeo sum.

lunes, 10 de julio de 2006

[Cuaderno de bitácora] Verano, 2

Han pasdo ocho días desde mi última escritura en el blog. No es que no haya tenido tiempo si no que no tenia ganas. Me daba una pereza increíble ponerme a escribir. Y en las pocas veces que lo intenté, me daba también mucha pereza pensar en lo queescribiría. No suelo ser un vago en lo que a darle vueltas al cerebro se refiere (no así en lo de hacer deporte), pero de vez en cuando me apetece tomarme unas vacaciones plenas, en las que lo más complicado que pueda concebir mi mente sea el menu de la cena. Sin embargo, ya va siendo hora de poner a trabajar las neuronas. Esta mañana ha sido la última en que me levanto más tarde de las 10. Hoy ha sido mi último dia en blanco.

Este post no es mas que un pequeño ejercicio para mis perezosas neuronas; una pequeña fase de calentamiento. No les he dado unos deberes muy difíciles: simplemente deben hacer un pequeño repaso memotéctnico de los últimos 8 días y volcarlo por escrito. Allá vamos, veamos lo que tienen que decir.

(han pasado 6minutos desde el párrafo anterior) Aburrimiento. En eso se resumen estos dias. Aburrimiento y monotonía; despertarse para comer y coger el coche antes de empezar la digestión para dar vueltas por toda Ciudad-pueblo con paradas esporádicas en gasolineras (para comprar comida), cafetines (para tomar té) y miradores (para no hacer nada). Algún día suelto, en vez de coche, a machacar el cuerpo a base de playa o de alcohol... o de ambos. Y un día, barbacoa nocturna en la playa. Ésto último suele ser de lomejor del verano, sin embargo, esta vez ha sido una barbacoa rara, con poca gente y bastante aburrida.
Los dos últimos días los pasé en Huelva, celebrando el 60 cumpleaños de mi tía (felicidades Tita Bego) y bueno, más o menos entretenido. El día de hoy ha sido aburrido y casero, pero mañana ya espero romper con esta dinámica autodestructiva.

En el plano emocional, ni bien ni mal. Sigo enamorado pero con desamores; alegre y risueño como siempre pero melancólico y cabizbajo. Por lo menos ya no me planteo un futuro acompañado. Espero superar esto el día 15 cuando llegue cierta personaja en la que no pensaba desde hace mucho.

Y eso es todo amigos. Mis neurnas recién despertadas no dan para más. Tal vez esta noche o tal vez mañana, cuando se espabilen un poco, les contaré un par de curiosas anécdotas sucedidas en el viaje de regreso de ayer que nos permitiran una divertida reflexión sobre la condición humana y sobre las relaciones de pareja. Hasta entonces, un abrazo y un saludo.